Una reivindicación histórica como los espigones de San Pedro peligra si prosperan las alegaciones de IU