Los resultados de las elecciones andaluzas reflejan que los ciudadanos están diciendo ‘no’ a las políticas de confrontación