El afán recaudatorio del Ayuntamiento lleva a la creación de aparcamientos de pago